El mes de concientización de salud mental es mayo, pero tenemos todo el año para buscar esa ayuda.

Aun cuando ya está terminado el mes de mayo, es importante mencionar que este mes es el mes de concientización de salud metal, en el 2020 hubo muchísimos cambios en nuestras vidas, entre quedarnos en casa, perder nuestros trabajos, aprender a ser maestros de nuestros hijos, tener el temor de contraer el virus de COVID 19 creo que a todos nos afectó de una manera u otra.

 

Para mí personalmente fue un año muy difícil, y a la misma vez de muchos desafíos, aunque muy bendecida de tener trabajo y poderlo hacer desde casa. Los desafíos empezaron desde el principio, con tanta incertidumbre en mi vida y la de mi familia, tener que aprender las múltiples plataformas de comunicación para mi trabajo, al mismo tiempo el ver a mi hijo que también se tenía desafíos en adaptarse a esta nueva manera de tomar sus clases por zoom  y la impotencia de no poder ayudarlo porque yo estaba mucho más atrasada en el aprendizaje de estas nueva formas de comunicación, en ocasiones  me sentía que era demasiado me sentía triste y al mismo tiempo frustrada al ver las noticias y ver que personas desconocidas tenia COVID 19 y estaban  muriendo. Sentía ansiedad, angustia miedo por mí y mis seres queridos de contraer el virus y no tener el control. También   fue muy difícil estar encerrada y aislada sin poder abrazar o estar cerca de mis seres queridos, era como un pajarito enjaulado que en acciones anteriormente de arreglar mi estatus migratorio lo había sentido.

 

Al pasar los meses empecé a escuchar que ya no solo eran las personas lejanas que tenía COVID19

Ahora empezaba otra preocupación que personas queridas estaban enfermas hospitalizadas y sin manera de verlas, aun en el encierro, aunque con apoyo de mi esposo y mis hijos estaba ese vacío, ese miedo e inseguridad.

 

Personalmente me gusta planear tener todo listo y en esta ocasión era distinto, ningún plan que hubiera hecho iba cambiar el rumbo de lo que estaba pasando

 

El día más difícil de mi vida fue cuando nos diagnosticaron a mi, mi esposo, hijo mi hija embarazada que éramos positivos con Covid 19. Mi hija ya casi a dar a luz mi mundo se oscureció.  Yo pidiendo a Dios por un milagro creo que ese fue el momento en que más he orado en mi vida.

 

Afortunadamente tengo un grupo de apoyo de amigas que, aunque estábamos lejos físicamente siempre están muy cerca de mí. El poder contar con alguien que te pueda escuchar cundo lo necesites es muy importante. Tener a alguien en quien tú puedas confiar sin tener miedo al juicio.

 

El buscar ayuda de un profesional de salud mental te abré muchas oportunidades a ti misma, no dejemos que los mitos del pasado acerca de la salud metal nos prevengan de conocernos a nosotros mismos y tener una vida sana y feliz.

 

Aunque mayo es el mes de “Concientización de la Salud Mental” no es solo mayo el mes que necesitamos acudir a pedir ayuda si no todo el año

 

Yo les invito a tomar espacios de cuidado personal y pedir ayuda cuando lo necesitemos.