A Mi Hija: “La Carlita”

 

Las lágrimas llegaron a mis ojos, no paraban. Realmente lo intenté pero no pude detenerlos.

Recuerdo sentir la misma emoción cuando la dejé en el jardín de infantes en la escuela Winter Gardens en el este de Los Ángeles. Pero en este día, estábamos en la Universidad de Oregon en Eugene para la entrevista de mi hija antes de la admisión al programa de doctorado. Es el más alto grado académico.

Otro recuerdo de repente vino a mí. Recordé cuando llegué a este país en 1990 con solo dos maletas y dos niños. Carla tenía tres años y Rudik solo tenía un año.

Ahora, en abril de 2018, estoy emprendiendo un viaje a mi pasado como inmigrante, como madre soltera y como mujer. Mi ruta ha tenido altibajos, algunos muy dolorosos y otros muy satisfactorios. He recorrido el camino de mi vida con muchas personas, especialmente con mis dos hijos. Sí, soy una madre orgullosa, una mujer bendecida. Rudik obtuvo su maestría en cine y artes de la UCLA (Universidad de California en Los Ángeles) Carla posee una maestría en Trabajo Social de la USC (Universidad del Sur de California)

Quiero felicitar a “La Carlita”

Mi corazón late con satisfacción por muchas razones, especialmente porque estoy segura de que todo lo que Carla aprende compartirá. Su conocimiento abrirá puertas para que otros inmigrantes y otras MUJERES sean alentadas a convertirse en médicos en diferentes campos de la educación. Su generosidad, su punto de vista y sus acciones por un mundo mejor darán fruto.

Puedo ver el futuro y muy pronto diré: “Mija la Doctora”. Que Dios bendiga tus pasos, y que siempre sigas siendo la mujer, la del espíritu libre, con los corazones llenos de amor. Gracias a nuestros antepasados, nuestra familia y nuestros amigos por sus palabras de aliento, apoyo y por estar presentes en nuestras vidas.